Usted no necesita este blog.

5headsUsted no necesita un blog más; este es un hecho tan irrefutable como irrelevante para nosotros. Es más, nuestro ferviente deseo es que The Chester Tones permanezca en el ostracismo vocacional por ser de una incomprensible exquisitez que a nadie interese. Si accidentalmente nos visita, corre usted el riesgo de quedar atrapado por nuestras bagatelas, lo que le privará de invertir su inestimable tiempo en la lectura de autores de mucho mayor prestigio y relevancia. En el tiempo que pase usted con nosotros podría leer ocho versiones distintas de la misma columna de David Gistau o Manuel Jabois, un compendio de artículos de Stiglitz, Roubini o Krugman defendiendo una cosa y la contraria y hasta un par de capítulos de Murakami cuya genialidad todos proclaman en público mientras la buscan en privado. Cualquiera de estas opciones resultaría más socialmente aceptable que leernos. Usted decide; su prestigio está en juego.

The Chester Tones es una banda de pop que jamás actuará ni grabará vinilo alguno. Un cabaret grotesco compuesto por artistas sin talentos conocidos. Una troupe circense bajo una carpa de fibra óptica. Una corporación industrial que produce pérdidas incalculables. Un bufete global especializado en perder los más nobles pleitos. Arquitectos de catedrales de inútil magnificencia. Una exclusiva fraternidad de encuadernadores de pensamientos alados.

En este punto, querido amigo, pocas dudas pueden quedarle sobre si ha llegado al lugar equivocado. No se reproche nada; esto no es para usted. Háganos caso y márchese silenciosamente aprovechando que nadie le ha visto aquí. Nosotros guardaremos una exquisita discreción sobre su visita. Aunque si decide volver bajo su propia responsabilidad, tal vez consideremos la posibilidad de volver a recibirle.