Una propuesta chestertoniana

Los hechos:  

Un número creciente de inspectores de alto nivel y altos cargos de la Agencia Tributaria están dejando sus puestos mediante ceses o dimisiones. El ministro Cristobal Montoro manifiesta que esta es una situación absolutamente normal puesto que la AEAT está llena de socialistas.

Una interptetación posible:

El ministro debe procurar que los cargos técnicos de su negociado cumplan con sus funciones interpretando la legislación vigente y tomando decisiones de acuerdo con la carga ideológica y la estrategia electoral de su partido.

Otra interpretación posible:

El contribuyente, grande o pequeño,  debe esperar y exigir que la agencia tributaria se gobierne con criterios técnicos y profesionales objetivos, en los que no puede caber la ideología ni el partidismo.   

 

Una propuesta chestertoniana:

Al igual que el ministro, el ciudadano debe tener  derecho a elegir la ideología o incluso el partido del funcionario que va a atenderle. Proponemos un portal público en el que cada ciudadano seleccione si desea que le atienda un cartero de la Chunta Aragonesista, un cirujano cardiovascular agnóstico o un inspector de hacienda leninista. La propuesta sería factible en el bien entendido que para cuando el portal está activo queden funcionarios de diferentes ideologías.