Una cosa seria: La Destilería C/ Obispo Osmundo, Ponferrada, León.

La Destileria

 

 

Hay lugares en los que la hostelería es una cosa muy seria, donde ser dueño de un bar causa estado, como el sacerdocio, y hay que satisfacer a los feligreses dia sí y dia también. No es el caso de Málaga, ciudad en la que,  en muchos casos y salvadas las notables excepciones, el cliente de los establecimientos de hostelería es un forastero que posiblemente no vuelva, por lo que el retorno del cliente es algo que preocupa poco. Meseta adentro, donde el turista es un fenómeno más o menos inusual, el hostelero ha de fajarse y atender conforme a su leal saber y entender, y como dice el juramento o promesa de los Letrados, si lo hacen bien, los clientes lo premiaran con su fidelidad, y si no, le reprocharan su deslealtad.

 

Capital del Bierzo, quinta provincia gallega según dicen, donde vienen a mezclarse lo castellano y lo gallego sin solución de continuidad, Ponferrada es una ciudad bravía, con un censo de bares y de librerías semejante al de Málaga. El aperitivo, de mediodía o de tarde noche es ritual de obligado cumplimiento y los establecimientos son duramente juzgados por la calidad de los pinchos, aperitivos gratuitos que se acompañan a la consumición por cortesía de la casa y por la de la limonada ( bebida endemoniada realizada a base de limonada y vino de uva Mencía macerado, que es costumbre tomar en Semana Santa y cuyos efectos permiten asistir a epifanías a la tercera ingesta y a proclamar la tercera República a partir del sexto).

 

Es habitual que un mal pincho condene a un establecimiento al ostracismo, y que los locales de nueva regencia se llenen, premiando la concurrencia un sprint de pinchos excelsos, pero sin dejar de exigir que la calidad se mantenga. Hay locales de pincho estable y reconocido, como el Veracruz, con su tortilla al estilo de Betanzos recién hecha, o el Gundín, con su tapa de oreja con cachelos, que mantienen el maillot verde a la constancia de años, con una clientela apacible y fija, y otros que no ponen pincho, como el Bodegón, que mantienen su éxito a base de una receta  para las patatas bravas cuyo secreto debe ser el mejor guardado tras la fórmula de la Coca-Cola.

 

En todos hay una defensa de lo propio: cuando el vino del Bierzo era un vino hosco, acreedor del dicho que afirmaba que “En el Bierzo, al azufre con agua lo llaman vino”, hasta en el local más apartado y misérrimo, siempre había botellas de Bierzo abiertas para copear, algún Godello de Valdeorras y un tinto foráneo para los raros. Hoy que la Denominación de Origen ha sacado a la Mencía de las garrafas de Cooperativa y ha aquietado su dureza – haciendo que pierda, eso si, parte de su corazón –  con más razón preside con orgullo los mostradores de bares y restaurantes.

 

Romana, musulmana y templaria, pero siempre con un punto de socarronería irreductible, Ponferrada es ahora plaza fuerte del turismo jacobeo, sin que ello haya alterado en demasía su carácter y el de sus hosteleros. El turista de adecua con gusto a sus cosas, y no a la inversa, haciendo que la experiencia sea más completa y que Paellador no haya invadido ese remanso de equilibrio natural.

 

Para quien pase por Ponfe, dejo mi recomendación personal: el Bar La Destilería, bar en sesión continua que abre a las 6.00 de la mañana para dar desayunos completos y cierra cuando tu ángel de la guarda te dice que ya es hora de ir a acostarse. Precios razonables, carta circunstancial y más que suficiente para salir del paso, buena música, decoración que va desde memoralia de la Ponferradina a una vitrina bizarra de objetos de decoración navideña o paredes llenas de recuerdos de rock’n roll, en la misma barra coinciden los que salen, los que vuelven o los que discurren con amabilidad que pueden hacer con su vida, delante de un gin tonic con pincho de chorizo del Bierzo tutiplén.

 

Ellos mismos dan nueve razones que lo encumbran como el mejor bar del mundo aquí , y yo sólo puedo añadir un deseo: ojalá una Destilería en Málaga.

 

 

One thought on “Una cosa seria: La Destilería C/ Obispo Osmundo, Ponferrada, León.

  1. me acaban de mandar el enlace, soy Carlos uno de los propietarios de la Destileria Bar Ponferrada, muchas gracias por vuestro comentario, nos anima a no bajar la guardia y a seguir dando a los clientes lo mejor de nosotr@s
    saludos

Comments are closed.