Siempre quise ir a L.A.

image

Siempre quise ir a L.A. dejar un día esta ciudad.
Cruzar el mar en tu compañía.

Pero ya hace tiempo que me has dejado, y
probablemente me habrás olvidado.
No sé que aventuras correré sin ti.

image

Y ahora estoy aquí sentado en un viejo
Cadillac, segunda mano junto al Mervellé, a
mis pies mi ciudad

Y hace un momento que me ha dejado, aquí
en la ladera del Tibidabo, la última rubia
que vino a probar el asiento de atrás.

image

Quizás el martini me ha hecho recordar
nena, ¿por qué no volviste a llamar?
Creí que podía olvidarte sin
más y aún a ratos, ya ves.

Y al irse la rubia me he sentido extraño,
me he quedado solo, fumando un cigarro,
quizás he pensado, nostalgia de ti

image

Y desde esta curva donde estoy parado me he
sorprendido mirando a tu barrio, y me han atrapado
luces de ciudad.

El amanecer me sorprenderá dormido,
borracho en el Cadillac, junto a las palmeras luce
solitario

Y dice la gente que ahora eres formal y yo
aquí borracho en el Cadillac bajo las
palmeras luce solitario. Y no estás
tú, nena.

image

Yo la sentaba en mi regazo,
enloquecía sólo a su contacto.

La he conservado en la memoria.
Tal como estaba.
Siempre a mi lado.

image

Nunca me juró su amor
lo creía eterno yo.
Y ella me sonreía y
miraba hacia el mar.

Me emborrachaba entre sus brazos
ella nunca bebía, ni la vi llorando,
yo hubiera muerto por su risa.
Hubiera sido su feliz esclavo.

image

Qué dolor sucio y traidor
me envenena el corazón.
Sé que ella nunca enloqueció.
Jamás perdió el control.

Quiero verla bailar entre los muertos,
la cintura morena que me volvió loco,
llevo un velo de sangre en la mirada,
y un deseo en el alma,
que jamás la encuentre.

image

Sólo quiero que una vez
algo la haga conmover.
Que no la encuentre jamás
o sé que la mataré.

Por favor sólo quiero matarla.
A punta de navaja
Besándola una vez más.