No admitimos ni correo ni prédicas comerciales.

 

Predicador

 

El ateo me decía con prosopopeya que no creía en la existencia de Dios; lástima que en este momento yo no crea ni siquiera en la existencia del ateo.