Nada peor que un tonto motivado

Emilio Duró

Emilio Duró en una de sus intervenciones

Somos muy afortunados por contar con gurús del optimismo y la motivación. Entre ellos el más demandado es Emilio Duró, autor de citas tan profundas e inspiradoras como las que a continuación pongo a disposición del lector para su gozo y éxtasis místico.

“A partir de cierta edad ya no se aprende nada.”

“Hay gente que haga lo que haga lo hunde.”

“Cada uno tiene la cara que se merece; el que tiene cara de tonto es tonto.”

“El éxito es tener a los cincuenta muchísimo dinero.”

“Los psicólogos no están bien, por eso se hacen psicólogos.”

“¿Hay gente que ha pisado una mierda desde que ha nacido o lo ha aprendido?”

“Estamos haciendo un mundo de mierdecillas.”

Este compendio de sabiduría  y espiritualidad  está extraído de los 12 primeros minutos de la conferencia que pueden encontrar aquí y aquí, con la advertencia de que que el visionado puede transformar su vida dejando de ser un execrable cenizo para erigirse en un  amado líder que arrastrará a las masas hasta el apoteosis final.

Málaga ha celebrado esta semana su propio “iubilaeus emmilianus” gracias la visita del sumo pontífice Duró. Su mensaje pastoral ha calado hondamente  entre ejecutivos, concejales y periodistas que cabalgan henchidos de optimismo y motivación. Algunas citas del tenor de las sobredichas han ascendido hasta el pináculo de la prensa local desde el que somos arengados para empoderarnos y exigir a la clase política cercanía, proactividad y ayuda.

Permítame el lector un consejo antes de lanzarse a las calles para clavar estacas a los vampiros de energía y transformar a nuestros políticos en verdaderos líderes; cuídese mucho de no convertirse un tonto motivado. Al parecer son lo peor de lo peor.