Ira

Cristal roto

 

 

Ira

 

 

Inmovilizado. Atado de pies y manos, indefenso, solo oigo tus pasos por la habitación y un chasqueo que rompe tu paseo constante, como medido por un metrónomo. Chas. Chas. Chas. Siento frío en las entrañas, roto por un bocado de calor en la espalda, que deja un rastro de mil agujas.”¿Recuerdas – dice ella, con voz calma- el sabor de mis lágrimas….?”.