Cuatro microrrelatos ilustrados.

a3ccfb3dc6d60a1b612688a6bbd9150f

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mírala, ahí sigue, aguantando embestidas de las olas a diario, soportando la intemperie, el silencio, contemplando las nubes que mañana serán diferentes, pero ella seguirá ahí fiel a su consistencia aun sabedora de que el horizonte que ve es inalcanzable. Ella es la verdad.

b4b9f1c0b3486098f911a60222f3fe28

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno, dos, mil, mil ochocientos veinte, veinte mil escalones;levanto el pie derecho veintidós centímetros exactamente, ni uno más ni uno menos, echo el cuerpo hacia delante, ahora todo el peso está sobre ese pie, veinte un mil escalones, ni uno más ni uno menos, cada vez estoy más cerca.

a3fc44da6c51a898dafb94bc0e9a147c

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras un año terrible resistiendo lo inevitable congregó a sus alumnas. Ellas creían que era para anunciar el montaje de una nueva obra. La noticia heló sus corazones y llenó la vieja tarima de lágrimas adolescentes. En ocasiones el espectáculo no puede continuar.

45ca5dda73df862a234a8dd5d9a9227e

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

” La confundí con una gaviota.” dijo.
Pude concluir el atestado señalando que, además de por ser un cabrón que había disparado a una cigüeña, debían retirarle el permiso de armas por sus evidentes problemas de visión. O que por sus evidentes problemas de visión había disparado a una cigüeña, por lo que debían retirarle el permiso de armas a este cabrón. Sírvase Usted, Sr. Instructor.

Fotografías, Salvador Méndez. Textos, Enrique González de Gor, José Antonio Moreno Diego Ríos Padrón y Salvador Méndez.